Blade Runner (1982)

 

fbbladerunner

Hoy me he encontrado con ésta película que ya había empezado hace tiempo pero no había conseguido terminar. Eso sí, habiéndome encontrado con una versión remasterizada de la película, no cabo de mi asombro. Si no me equivoco es el “montaje final”.

Vaya calidad de imagen, la verdad. Con 32 años de edad, parece rodada en nuestros días. Te hace apreciar la fotografía de la película, así como la iluminación, que para mí, sin duda, es el punto fuerte de esta peli. Si te fijas, nunca encontrarás un espacio totalmente iluminado, sino que se intenta mantener la atmósfera futurista (también gracias a la música) a través de los espacios umbríos, incluso en el día, iluminado por un Sol moribundo. La luz es siempre lateral, e incluye el uso de neones y haces de luz. Está embellecida por reflejos, partículas de polvo, lluvia e incluso burbujas de jabón. Las ultimas escenas son geniales, con la casa llena de juguetes a tamaño persona y habitaciones ruinosas, palomas…

La ambientación de “2019” es ciertamente divertida, pues es una proyección del futuro desde los ochenta. Esto se nota desde la inspiración de los vehículos voladores no muy diferentes de los coches y una tecnología VHS superavanzada. Nótese que la replicante Pris “pelofregona” gusta de maquillarse a lo “The Cure”, otro referente ochentero. También se hace referencia al éxodo terrestre a la colonización del espacio y la globalización ya ha jugado su papel a través de la orientalización del mundo occidental.

Pero hablemos de guión. No es un guión excelente, teniendo en cuenta su fuente inspiradora, el libro ¿Sueñan los androides con ovejas electricas? el cuál daba pie a muy buen metraje si se hubiése hecho bien. Pero no, la trama es dispersa y poco profunda. Nada parece ir más lejos de la caza del replicante. Acción y nada más. Qué desperdicio. Aún así siempre es distendida, pues se constituye en un seguido de situaciones antojadizas que descolocan al espectador. Algunos se preguntaran porqué en algunos momentos absurdos. Y no hablo de errores garrafales de guión como el diálogo…

-Me llamo Pris.
+Yo J.F.Sebastian.

Dar tu nombre como aparece en tu documentación es una genialidad, chaval. No Sebastian, pero si J. F. Sebastian ole tu arte.

Pues no, no es que Scott fuera contentillo. Se ve que el histrionísmo de algunos momentos, como las acrobacias de Pris, o otros más trascendentales como el vuelo de la paloma, fueron dados por consejo a la gran flexibilidad y mente abierta del director por parte de los actores, así que no podemos saber qué quedaría en el guión original sin estas improvisaciones tan 2.0.

Y a decir verdad, me preocupa. Porque es un guión tan enjuto… El personaje principal no lo entendí. No entendí qué ocurre con las fotos sobre el piano. No me gusta que sea tan misterioso, no hay donde simpatizar. Simpatizas más con el malo malísimo, que al fin y al cabo solo es una marioneta que quiere ser un niño de verdad.

La subtrama de los enemigos corre lenta y enseguida se va al traste porque el villano tenía un deseo irrealizable. En ese sentido no se puede decir que el conflicto sea difícil de atender y nos lleve a un choque de objetivos protagonista-antagonista. No existe esa tensión en el guión. El espectador sufrirá más que nada por la morbosidad de las imágenes. Es el reconocimiento último de que la letra con sangre entra, y en este caso, que un guión vago pasa mejor si se entierra en capas de imágenes curiosas. Volviendo a éste aspecto tan random de la peli, incluso ya al final hay una rara ida de olla con el rubiales de turno, que empieza a hacer cosas tan irrazonables como quedarse en calzoncillos, clavarse astillas adrede, aullar o entrar a las habitaciones por las paredes en un guiño al Resplandor de Kubrick, para luego retroceder y entrar de nuevo por la puerta, a un palmo de distancia, para remarcar que es un psicópata muy gracioso. El guión se resiente por este cambio de seriedad, aunque no va en contra del espíritu de la película, que nos introduce a los flic-flacs y mortales como armas de destrucción acrobáticas o los búhos como mascotas y a veces simplemente quiere dejarnos fuera de lugar y perturbarnos con sus rarezas.

Quizás esto tenga algo de bueno, al fin y al cabo, le añade algo de imprevisibilidad. Me gusta el romance Deckard – Rachel porque si bien en las películas los líos entre los protagonistas están cantados, aquí no estalla como algo bonito sino en un momento de flaqueza compartido que les hace miserables.

Ahora pasaré a la segunda lectura de la película. ¿Los malos son en realidad los Blade Runners? Se traduce como algo así como los “Ejecutores de la hoja (de acero)”. En el prólogo nos reafirman que la exterminación de los replicantes no son “ejecuciones” sino retiros de la circulación. Y creo que lo hacen justo para exculparse y es un paralelismo a la lucha contra el esclavismo, pues los replicantes son unos seres con un gran potencial para sentir, y con un vacío emocional que necesita llenarse en muy poco tiempo. Solo quieren vivir, y es lícito mientras no hagan daño a nadie. Rachel es la que consigue sobrevivir, y huye siendo víctima de su condición, que le amarga la existencia, perseguida por el que les dejará un Unicornio de origami en la puerta. El sueño de Deckard: un unicornio. Una criatura idealizada que nunca podrá existir de verdad.

Blade_RunnerLo peor: un guión vago.
Lo mejor: visualmente muy buena.
“La” nota: 8 (mis ojos la disfrutaron)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s