“LUCY (2014)” y qué hacer con tu vida (Spoiler-free)

Lucía era que se era una choni poligonera perdida en Taipei (¿lo cualo?) que por malas influencias y tal y cual termina con una bolsa de droga en el estómago y que pim que pam. Eh, pero que no se queje, ¡que es de diseño!

La bolsa revienta -eso es más serio- y Lucy se transforma dolorosamente en una ingeniera titulada y con trabajo gracias a su capacidad de hacer límites al zero y derivadas de Fourier. ¡Ja! ¡Picasteis! Ni con ciencia-ficción se terminará el paro.

Como ya sabréis, ese viajecito que hace el chute azul por dentro de Lucy a lo Jimmy Neutron no la hace más lista en ese sentido, sino en un sentido casi cósmico casi místico casuístico. Del de: veo un cuadro minimalista y lo entiendo; los macros de Word son muy útiles, y así también con toda la biología y electromagnética.

Proseguidamente, lo que yo más ansiaba ver: telequinesis, control de tejidos y otras habilidades que no desvelaré. Oh, dulces poderes mentales… Pudieran bien ser la trama principal del filme, pero no fue así. Resulta que Lucy al ser tan lista comprende el sentido de la vida sólo mirando alrededor y entra en estado de no saber cómo reaccionar, sobretodo cuando comprende que al nuevo ritmo de reproducción celular de su organismo no durará más de unos tres días.

Entonces, su nuevo objetivo aparece: sobrevivir hasta poder traspasar sus conocimientos a los licenciados. Entre ellos Morgan Freeman (de la sección de actores “único actor que se ve últimamente cuando vas al cine”). Para hacerlo, deberá conseguir el resto de la droga para su propio consumo, matar al mafioso aguafiestas que la puso en éste lío Chon Choi Min-Sik, y aliarse con un policía francés que poco pintaría aquí si la peli no fuera de Besson.

Visualmente tiene cosas buenas, colorinchis, camisetas que se transparentanLucy-2, y los ojos de Johansson siempre lucen bien resaltados con luz de aro.  Me gustó la intensa persecución de coches al final y ver a Johansson en efervescencia (cuando no se balanceaba retrasadamente de una cadena arruinando una muy buena escena).

El gran pero está en el trailer. Eso de que el trailer no esté acorde con el argumento hace que enseguida desacreditemos lo que estamos viendo. Incluso los primeros minutos, que usan unos planos recurso simbólicos (lo cual veo original) son cortados en estilo en la siguiente escena para no volver a aparecer. En resumen no consigue mantener la expectativa. El personaje de Lucy es un poco vacío: muy badass pero sin nada que contar.

Aparte de tratarse inesperadamente del seminario de biología al que siempre me hubiere gustado acudir, esta peli se desvía de mi expectativa de ver poderes mentales a mamporros y es muy trascendentalista sin llegar a escarbar mucho en una interpretación del universo propia del autor.

Si me hubiera de decantar por una interpretación, diría, que la incerteza de vivir da el sentido a vivir. Y por eso al final Lucy… Lucy…*****

Vamos, que Lucy ha montado un buen pollo, aunque lo que a mi me apetecía era ternera con salsa de ostras. Por eso determino…

Lucy in the sky with diamonds.

Lucy in the sky with diamonds.

Lo mejor: Momentos de acción/ la transformación/ el principio/ mesa de operaciones (¡Vaya! Pues resultó ser más de una cosa…)

Lo peor: La pinza que se le va con lo que quiere contar y lo que nosotros queremos ver. ¡Coñazo…!

La nota: 6,5 por Johansson.

Recuerdo tu leche en mi boca... 
            ~Lucy
¿40%? ¡Olé la inteligencia de los delfines!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s