Nena Daconte: El Aleph

Sé que esta canción está desfasada, sé que ya todos la tienen aborrecida, pero es una canción que suelo tocar en guitarra cuando estoy de bajón (es una canción muy fácil y seguramente de las pocas que podría tocar con mi nivel), pero al final hoy esta canción ha vuelto a mí, al encontrarme el cuento de Borges. Se trata de un cuento muy denso, pero con momentos de inmensa belleza. A su vez da nombre a una técnica literaria parecida a la anáfora.

Por otro lado, el Aleph (2008) es una canción que no podía haber cogido mejor nombre. Me gusta Nena Daconte (llámame cursi y arrójame un pastel de nata a la cara), su voz delicada y su disimulado ceceo.  Porque Mai Meneses es una mujer real y que escribe con un estilo propio y desde el corazón.
Esta es otra de esas canciones que compuso para Marta, su hija que murió al nacer, y que “se llevó su amor”.

El Aleph-. La eternidad en un solo punto. El punto en el espacio desde donde ver el macrocosmos. La primera letra del alfabeto hebreo.
La idea del Aleph lleva la iluminación, la revelación gnóstica, la epifanía sobre todas las cosas, a un solo punto tangible en el espacio; para Borges una esfera tornasolada; para otros algo parecido a una discontinuidad en el espacio-tiempo.  Y así para Mai, una noche de pasión “después del carnaval” (símbolo recurrente de la artista) la lleva a encontrar su todo (quedarse embarazada de una niña) para luego serle arrebatado. La existencia tangible de un momento de trascendencia, es decir, el aleph o Marta, hace que se note terriblemente su ausencia. (Tardamos tanto que salió un aleph en un rincón.)

Esta canción no sé si muestra, a su manera, un preludio entre la separación de Mai con su novio y guitarrista Kim Falo en 2009 y que llevó a la ruptura del grupo en 2010. La pérdida causó el distanciamiento entre la pareja, o eso es algo que muestran tanto la letra como el videoclip (en el vídeo, después de echar a perder todo lo bueno, Mai y Kim se separan). Esta canción encapsula ese momento de dolor en que solo puedes pensar en lo que te aflige y lo demás se vuelve diminuto. Mientras tanto, Marta se ha vuelto pequeña e inexistente, como David respecto a Goliath, y el problema es como un huracán.

El videoclip fué dirigido por J.A. Bayona y rodado en Barcelona. Muestra un unicornio y una ardilla de tamaño humano; ¿entidades sobrenaturales que se han llevado a Marta a otro mundo? Alrededor de Mai y Kim, cantando y tocando, hay globos donde se lee: confianza, [ser] sincero, ilusión, etc. Y un corazón gigante, todos amarrados con cuerdas (que alguien lo ate para mí). Las criaturas cogen la “confianza” y demás sentimientos de Mai y juegan con ellos, dinamitan las cuerdas y las letras empiezan a volar y deshincharse.  De “compartir” queda “partir”; de “confianza”, “fianza”; de “sincero”, “cero”; de “ilusión”, “iluso”; de “sentimiento”, “miento”; De “pareja”, “reja”.

Aún así, por muy derrotista que sea la canción, de “corazón”, queda “razón”, lo único que se puede aferrar en los momentos difíciles. En el videoclip hay un giro inesperado, ya que el unicornio y la ardilla se sacan sus cabezas de fieltro y revelan a Mai y Kim disfrazados: por mucho que duela, ellos mismos son los que se están provocando esos sentimientos, y son los únicos que pueden mirar adelante y olvidar.

Me cuesta recordar
mis pasos por el carnaval.
Con quién estuve
y con quién
me puse yo a bailar.

Tardamos mucho en no volver
a ver la luz del sol nacer.
Tardamos tanto que salió
un aleph en un rincón.

Desde entonces le pierdo la vista.
No sé a lo que juega.
No sé dónde vuela.
No sé dónde está.
(Coro:)
Dónde está mi corazón
Dónde se ha ido a derrumbar
Mi corazón,
que alguien lo busque para mí.
Dónde está
que esta noche no duerme contigo
Dónde está mi corazón
Que alguien le diga que volví
Mi corazón, que alguien le diga
que pasó lo peor
que esta noche me muero de frío.

(Coro/>)

Dónde está
Que alguien lo busque para mí
Que alguien lo ate para tí
Que alguien lo encuentre y le diga
que lo estoy buscando
por toda la ciudad.

Qué fue lo que vio
desde el rincón del comedor
que le hizo marcharse de aquí
sin ganas de volver

La vida es una vez,
le intentaba yo contar,
exprime lo mejor,
y entonces, se largó.

Y así fue como apenas recuerdo
que perdí los besos,
las ganas de hacerlo,
las ganas de ti.

(Coro)

Es como borrar un huracán
Que me perdone
pero, dónde está
Que alguien le diga
que lo ando buscando a oscurar
por toda la ciudad.

Es como David, yo soy Goliat
Es tan pequeño que dónde estará
No quiero batallas
pero estoy tan sola y perdida
en esta ciudad

Es no hacer lo que hacen los demás
lo que le habrá hecho regresar
a su mundo perfecto
lo doy por perdido
de allí nadie ha vuelto jamás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s