Woody Allen presenta a Woody Allen como “Mucho Maxo” en ‘Irrational Man (2015)’, con Joaquin Phoenix.

Qué clase de profesor de filosofía corta una cita de la más reconocida feminista del s.XX y la transgiversa intencionadamente en machista, o usa el reductio ad Nazium, una de las falacias más evidentes, para demostrarse superior a sus alumnos? No es otro que Abe Lucas, el protagonista y alter ego de Woody Allen en Irrational Man, donde Woody ilustra una vez más (véase Manhattan) las relaciones pasionales maduro-joven (en Irrational Man: profesor-alumna). La elección temática parece casi una autojustificación de la historia de amor de Allen con la hija adoptada de su ex mujer, Soon Yi –por años en el punto de mira de la prensa. Con ello, coloca su punto de vista sobre las relaciones asimétricas detrás de una pared de cristal.

En Irrational Man no solo vemos la perspectiva de un desgraciado intelectual “atormentado”, también vemos los razonamientos de un Allen en horas bajas que se antoja previsible, prepotente, machista, victimista y paternalista: no se puede evitar pensar que el director necesita un champú anticaspa.

Seguimos a Abe (Joaquin Phoenix), ese personaje deplorable, acompañado por Emma Stone, una groupie sin consciencia al principio qué interpretará a Diane Keaton en la segunda parte, y finalmente será un personaje por mérito propio los dos últimos minutos de película. Avisados quedáis, no hay nada que me saque más de las casillas que el tratamiento de las mujeres en esta película, siendo accesorios del protagonista, mujeres florero desesperadas por el chorrito de Abe Sapien. La cinta es en su mayor parte un relato erótico sin sublimar, un fanfic universitario, en el que Allen se la casca sobre el gran favor que hace Abe a estas chicas al acostarse con ellas, ya que él no tiene líbido y ellas lo convencen.

Tal que así la controversia profesor-alumna se resuelve con un “ella me buscaba”, “me tenía idealizado”, “me hacía sentir su juventud y energía”. Con esto, la víctima se pasa a Stone por la piedra mientras pasa su responsabilidad por el arco de triunfo… Hasta… Que Stone demuestra tener capacidades intelectuales a la altura de Abe (o Allen, que es lo mismo) y baja a su ídolo del pedestal para volverse un obstáculo para él al exigirle responsabilidad ciudadana. En paralelo, podríamos pensar que es el mismo momento en que cualquiera se daría cuenta de que tu crush madurito no está por tí si no por otras cosas y que tu eres tan solo un capricho.

No os dejéis engañar. El mensaje de esta película no es hablar sobre el romanticismo de la depresión, o el azar, o el existencialismo nórdico, ni Kant. Su ideología flota y es lo que Allen demuestra bajo la recargada y gafapástica forma de la filosofía, esperando que el público quede encandilado y pase ciertas cosas por alto.

Veredicto: estoy cabreado.

irrational-man-3

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s