Qué es un gazapo

Un gazapo es (según la RAE) una liebre pequeña, o un embuste. Es también una manera más española de referirse al concepto de fallo de raccord, o un salto en la continuidad de un audiovisual. La continuidad es de esas cosas que no sabes que están ahí hasta que las pierdes. ¡Qué poético!

Tiene relación con aquello de que “El buen montaje es el que no se nota”. Y ojo, esto último lo decían cuando antes y después de cada corte en un rollo de película la imagen se oscurecía por la semitransparencia de la cinta adhesiva. Este error se arrastraba con las copias del rollo original (que ya no tenían “cortes” físicos en el propio celuloide pero si su huella en la proyección) y ya se consideraba parte del cine.

Si el buen montaje no se nota, la buena continuidad tampoco. Ésto es primordial para que la sensación de un mismo tiempo o espacio no se rompa durante el visionado del vídeo. Para romper la continuidad,  hace falta que un objeto desaparezca en un plano-contraplano, que un actor se cambie de ropa, que la noche pase a día de manera intermitente o quizás que haya un cambio de volumen abrupto. Son errores que pueden inculpar a cualquier miembro del equipo encargado de una película pues igual afecta a atrezzo como a dirección de fotografía, al etalonador, etc.

Algunos vídeos humorísticos lo ejemplifican bien. Yo tengo debilidad por el de Muchachada Nuí, parte de un episodio que parodia Dogville (merecido se lo tiene) y presenta un Von Trier vs. George Lucas.

Y además, José Mota:

Hay miles de saltos de continuidad en el cine que puedes encontrar en internet, solo hace falta teclear el título de una película y “raccord”. Aunque lo bonito es encontrarlos uno mismo. ¿A quién le apetece compartir los fallos de raccord en sus películas favoritas? ¿Qué, qué pasa? Has encontrado algo escondido y te ha hecho ilusión verdad? A mi me suele ocurrir con el raccord.

Os invito a discutir saltos de eje, planos secuencia y demás jerga: decirlo y etiquetaré más posts en apuntes.

Anuncios